Anoche el autómata cruzó la frontera de mi patio. Me puso encima unos ojos crudos como de avellanas sin cáscara y me dijo “hazlo pronto, hace tiempo que espero”. Le dije “¿hacer qué?”, pero yo sabía. Yo sabía que un... Seguir leyendo →