La primera vez que leí Enoch Soames fue en un aeropuerto (¿quizás Puebla o Oaxaca?); la segunda fue en un viaje en carretera; la tercera lo leí en mi casa, con pluma en mano para señalar todos los rasgos imitables;... Seguir leyendo →