Ahora que estamos con esto de las remodelaciones y las secciones nuevas, he pensado que me gustaría tener una columna de preguntas, respuestas y consejos sentimentales. Pero qué va, yo soy pésima dando consejos, así que se me ha ocurrido invitar a un amigo a que conteste preguntas e inaugure el consultorio sentimental de Misterio Los Viernes.

Mi amigo, bueno… se llama Gimmy y no es un tipo cualquiera. Algunos de ustedes quizás lo conocerán porque el muy pícaro se dignó a compartirnos su historia durante los meses de abril y de mayo en los relatos de Misterio Los Viernes; pero, para los que no sepan quién es, he aquí un breve resumen:

Gimmy es un glioblastoma multiforme –o séase un tumor cerebral– que vivió durante un tiempo adentro del tálamo del Señor Hostal, un restaurantero tapatío, haciendo presión sobre su amígdala y provocándole unas jaquecas tremendas. Pero, como Gimmy es un tipo muy considerado y quería lo mejor para su anfitrión, le compensaba el asunto de los dolores de cabeza ofreciéndole unos estupendos consejos.

Por ejemplo, le aconsejó que matase a su esposa cuando le puso el cuerno con un muchachito; le aconsejó que matase a su socio cuando éste desfalcó fondos en la cafetería de la que eran copropietarios y, después, para desviar la atención de los asesinatos y salvarlo de la cárcel, le ayudó a montar un caso de negligencia médica para que acusaran a un neurólogo inocentón de no haber sido capaz de diagnosticar el tumor en lugar de acusar al Señor Hostal de múltiples homicidios.

Gimmy no es sólo un gran consejero en el ámbito personal. También es casi un genio de la extorsión y del crimen. También sabe coordinar la estrategia de abogados corruptos y sobornar a los abogadillos que se las dan de intachables. Es un gran tipo, ese Gimmy.

Sólo que no todo le salió bien y, luego de que su casero y anfitrión muriera en circunstancias oblicuas, Gimmy fue extirpado y acusado de múltiples delitos. Ahora Gimmy purga una condena en el penal de máxima seguridad de Puente Grande y necesita de nuestra ayuda.

Quiero decir… no necesita de nuestra ayuda precisamente, pero el otro día que lo visité me contó que lo pasa muy mal en Puente Grande. Tiene que pagar protección a los líderes narquillos y tiene que cuidar su integridad personal (y hasta sexual) frente a los presos pandilleros. Además, todavía tiene la esperanza de salir algún día de la cárcel, pero todo esto es muy difícil ahora que la fortuna del Señor Hostal no está ahí para pagar las cuentas.

Así que ahí estaba yo, escuchando las penas de Gimmy mientras pensaba en mi proyecto de abrir un consultorio sentimental en Misterio Los Viernes. Entonces se me ocurre:

-Oye Gimmy, ¿no te gustaría colaborar en mi blog?

Y Gimmy accedió, por lo que ahora yo cumpliré mi capricho de tener una sección de preguntas, respuestas y consejos; la muchachada recibirá los magníficos consejos del tumor y, por cada pregunta que recibamos, la fundación Misterio Los Viernes donará un dólar para que Gimmy pueda salir de sus aprietos legales. Yo sé que un dólar no es la gran cosa, pero este blog tampoco está precisamente marinado en fondos ilegales.

Así que ya lo saben: si tienen un lío de faldas, una bronca familiar, un jefe molesto o necesitan un tip terrorista, no duden en consultarle a Gimmy.

Se pueden poner en contacto con él escribiéndole a consultorio.de.gimmy@gmail.com, utilizando el siguiente formulario (o el que se encuentra en este otro link) o bien, enviando un mensaje privado a la página de Facebook de Misterio Los Viernes.

Si quieren saber más sobre Gimmy, pueden leer su historia completa aquí.

Nota: Si les da penita, pueden hacer su consulta con un seudónimo o bien realizarla de manera completamente anónima.

Anuncios